My Wife Is A Beautiful CEO Capitulo 11

Capitulo 11 – Como un Invitado

Capítulo 11 – Como un Invitado

Desde que él ya había acordado ser un invitado en la casa del Viejo Li, Yang Chen naturalmente no olvidaría eso, ya que mantener su promesa es lo que los hombres necesitan en su carácter para ser grandes.

Yang Chen otra vez exageró una cosa pequeña hasta el punto de ser la gloria suprema de la civilización humana.

Debido a estar en la banca rota, y estar indispuesto a quedarse más tiempo con esa glacial pero loca y hermosa chica llamada Lin Ruoxi, Yang Chen eligió regresar a casa a pie. Ya que el viaje no era largo, y con las capacidades físicas de Yang Chen estando más allá de las imaginaciones de la gente ordinaria, este viaje a casa no requirió de mucho esfuerzo.

Era ya tarde, así que después de tomar una ducha en casa, Yang Chen otra vez abrió su baúl de madera, barrió su mirada a través del mismo, luego extrajo una camisa azul pálido con rayas blancas y un par de pantalones cortos blanco puro clásicos para su mitad inferior. Tras abotonar algunos de sus botones en los lugares incorrectos, Yang Chen le dio un vistazo a su reflejo en el espejo rajado en la pared, al final. Él se veía un poco atractivo.

En la habitación todavía permeaba un débil olor del fragante jazmín dejado por Lin Ruoxi, Yang Chen inhaló profundamente, pensando de cómo mañana tiene que casarse con una mujer que él ni siquiera ha conocido por más de un día, encontrándolo divertido. Sin embargo, una vez que pensó de cómo los ojos determinados de Lin Ruoxi que hacían que su corazón congelado se torne caliente, Yang Chen entonces sintió una extraño sentimiento de intimidad naciendo dentro de él hacia esa mujer extravagantemente hermosa.

¿Era él intentando compensar? O, ¿era ella realmente muy diferente de las demás? Yang Chen no sabía, lo cuál era por qué decidió casarse con ella, y dejó que el tiempo le dé la respuesta como a qué clase de sentimientos tenía por ella.

La casa del Viejo Li no estaba lejos, pero sin ninguna forma de transporte, Yang Chen solamente podía usar sus dos piernas para hacer su camino allí. Al final él caminó por media hora antes de que llegue. Esa era una vieja área residencial en la región Oeste, rodeada por civiles que carecían del dinero para mudarse a una casa nueva, generaciones vivían en esta arcaica área Jian Nanesco.

Después de pasar por varias casas pequeñas con humos saliendo de sus chimeneas, Yang Chen tocó en una puerta de madera roja muy obsoleta.

Poco después de tocar, la puerta de madera se abrió, más allá de la puerta apareció un rostro juvenil y fresco: “¡Hermano mayor Yang! ¡Estás aquí!”

“Jingjing, largo tiempo sin verte.” Yang Chen sonrió desde su corazón, la chica delante había cambiado un montón en medio año, lo cual lo dejó sorprendido.

El rostro de Li Jingjing era elegante y refinado como siempre, con pestañas rizadas, una delicada nariz pequeña y agradable boquita, un tipo de chica típica del sur. Vistiendo una playera blanca de manga corta, y un jean azul corto ajustado en su parte de abajo, un par de hermosas piernas blancas se revelaba.

Viendo los ojos de Yang Chen barrer arriba y abajo con una sonrisa traviesa, Li Jingjing se sintió tímida pero al mismo tiempo se regocijaba secretamente en su corazón, ella de forma coqueta dijo: “Hermano mayor Yang, deja de mirar y entra.”

Yang Chen rio y dijo: “Jingjing sabe cómo sentirse tímida huh, no perderías un pedazo de carne incluso si hermano mayor miraba. Estás asustada de que tu novio se ponga celoso.”

“¡Qué quieres decir! Yo no tengo un novio.” Li Jingjing inmediatamente negó, sus cejas se unieron pareciendo un poco enojada.

“Bien bien bien… Sólo estoy bromeando contigo…” Yang Chen estaba un poco impotente, él obviamente podía decir lo que estaba pensando esta chica, pero el suyo era un cuerpo lleno con sangre oscura, ¿cómo podría ensuciar tal alma pura? De esa manera, él siempre mantenía su distancia, y le recordaba que él era su hermano mayor y no será el hombre del que estaba pensando.

Dentro de la sala de estar del Viejo Li, el Viejo Li felizmente le dio la bienvenida: “Pequeño Yang, mi hija Jingjing estaba ayudando a su madre a cocinar antes, pero el momento que escuchó que tocaste en la puerta ella se precipitó afuera como un conejo.”

“Papá no hable disparates.” Li Jingjing de nuevo se veía tímida, aferrándose al Viejo Li y no dejándole decir más.

Yang Chen rio y se sentó con el Viejo Li. Los muebles en la casa eran todos viejos, con pintura roja un tanto marchitada, pero expresaba algunos gustos arcaicos.

Bajo la luz tenue, las moscas de verano volaban alrededor de la casa, el pasillo tenía la briza soplando dentro, trayendo una atmósfera pacifica.

Bebiendo el té que Li Jingjing trajo, Yang Chen de repente sintió una sensación nunca antes sentida de realización. Él miró hacia afuera en el cielo nocturno, un poco aturdido.

“Joven, no muestres tal mirada desilusionada, un gran futuro te espera.” El Viejo Li suavemente dijo, bebiendo su té verde.

Yang Chen volvió a sus sentidos, sonrió y dijo: “Estos días, las mujeres les gustan los hombres que parecen sofisticados, ¿no estoy sólo practicando para parecer sofisticado?”

“Jeje” El Viejo Li rio: “Pequeño Yang, otros podrían no notar, pero yo, Viejo Li he pasado mucho de este medio año interactuando contigo, y estoy muy claro de tu carácter. No estás pretendiendo, tú pequeño mocoso, si no fuera a causa de experimentar algunas cosas, ¿por qué elegirías ir a vender brochetas de carne de cordero sin ninguna razón?”

Yang Chen estaba indispuesto a decir más, un hombre como el Viejo Li que había experimentado apuros naturalmente podía decir que había algunas cosas que él oculta profundo en su corazón. Aun así, lo que el Viejo Li estaba pensando que sucedió estaba muy lejos de la verdad.

Algunas personas están destinadas a estar solas, debido a que nadie puede asociarse con ellos.

La cena era muy lujosa, la familia del Viejo Li especialmente mató una de sus viejas gallinas, y coció una exquisita sopa de pollo. Carne de pescado y cangrejo fue comprada. Considerando las condiciones financieras del Viejo Li, esta comida era todavía más lujosa que la del año nuevo.

“Oh pequeño Yang, come más, aunque es un poco simple, es todavía la muestra de gratitud de nuestra familia.” Tía Li con un rostro lleno de arrugas pero feliz, miraba con afecto a Yang Chen como si estaba mirando a su propio hijo.

Yang Chen no dijo mucho, y no hizo nada diferente, él comió continuamente grandes bocados de carne, debido a que era muy claro que solamente de esta forma esta pareja realmente estaría feliz.

Li Jingjing de vez en cuando también le daba más comida a Yang Chen, e incluso miraría secretamente a Yang Chen comiendo mientras sus padres no estaban prestando atención. Cuando oyó a Yang Chen decir que los platos sabían bien, fue como si ella probara miel en su corazón, debido a que la mayoría de los platos fueron hechos por ella.

Al principio Yang Chen no planeaba beber alcohol, pero no se contuvo debido a que él ni siquiera tuvo éxito en dejar de fumar, y también por el asunto respecto al matrimonio. Yang Chen también estaba perezoso de razonar consigo mismo más y bebió con el Viejo Li unas copas de soju, el sentimiento ardiente en el estómago era muy confortante.

“Pequeño Yang, si no fuera por el dinero que nos prestaste en este medio año, nuestra familia estaría en situaciones desesperadas. Ahora que nuestra Jingjing ha encontrado un trabajo, en el futuro puedes venir y ser nuestro invitado más a menudo, yo también cocinaría alguna buena comida para ti.” Tía Li dijo felizmente.

El rostro de Yang Chen ya estaba rojo, pero todavía estaba sobrio, y felizmente pregunto: “Oh,

¿Jingjing ha encontrado un trabajo? ¿Qué trabajo?”

“He sido aceptada por Yizhong de Zhonghai, para ser una maestra de Inglés. Debido a una maestra estando embarazada, ahora soy una maestra de forma temporal.” Li Jingjing sonrió tranquilamente.

“Una maestra… E incluso ambas una maestra de Inglés y suplente, Jingjing realmente no es simple huh.” Yang Chen asintió satisfactoriamente. “¡Los salarios no son bajos también, cuando el tiempo venga no olvides a tu hermano mayor Yang!”

La anciana pareja Viejo Li también rio orgullosamente, su hija, finalmente tenía un gran futuro ahora. Esto naturalmente les hizo extremadamente felices.

Li Jingjing tímidamente hizo pucheros y dijo: “Entonces hermano mayor Yang debes venir a la escuela y encontrarme cuando estés libre, de otra forma, ¿cómo puedo recordar al hermano mayor Yang?”

“Está bien, definitivamente iré, YiZhong es un colegio bien conocido, nunca he estado allí antes…” Yang Chen respondió felizmente.

Después de la cena, Yang Chen fue afectuosamente jalado por el Viejo Li a beber té y jugar ajedrez chino. A decir verdad, el Viejo Li era un apestoso jugador de ajedrez que juega con Yang Chen quien absolutamente no tenía idea de cómo jugar. Mientras Li Jingjing finalmente acompañó a su madre a limpiar la mesa.

Tras perder el  juego de ajedrez, Yang Chen sintió que la sopa, alcohol y el té no se mezclaban bien en su estómago y le dijo al Viejo Li que espere, él corrió hacia el baño, intentando liberar sus compuertas primero.

El baño de la casa del Viejo Li estaba en la parte posterior de la casa, una choza separada. Después de caminar a través del pequeño pasillo, el confundido Yang Che a ritmo constante abrió la puerta de madera del baño…

“¡¡¡YAAA!!!”

Un sonido agudo y en pánico entró en los oídos de Yang Chen, inmediatamente alzando su cabeza, Yang Chen quedó estupefacto.

Delante de sus ojos estaba Li Jingjing quien parecía haberse acabado de duchar, en este momento esta pequeña belleza no tenía nada sobre su cuerpo. Aunque la bombilla de 40 watts no era muy brillante, pero era suficiente para dejar que Yang Chen vea claramente esa cintura llena de juventud y vitalidad. Un pequeño parche de negro estaba colgando sobre la cintura, los pechos calientes como pimiento de Li Jingjing se cubrieron apresuradamente con su mano, pero era difícil cubrirlo debido a su forma redondeada, convirtiéndose en pasteles redondos. Ligeramente debajo de sus pechos, estaba una cintura sin exceso de carne, la otra mano de Li Jingjing cubría ese espeso bosque tropical, con sus muslos redondos juntados apretadamente en esa zona erógena.

Li Jingjing no sabía que esta acción suya discerniblemente aumentaba su atractivo.

Yang Chen estaba originalmente mareado por el alcohol y estimulado por las hormonas, ahora mismo viendo el pequeño pero tentador cuerpo de Li Jingjing, él no pudo evitar sino tragar su saliva, una parte la cual poseía violentos deseos de salir.

Comentarios